lunes, agosto 23, 2010

Mejor POV Alfredo

-Cálmate, amor- le repetía una y otra vez.


-¡¿CÓMO QUIERES QUE ME CALME?! N o s i e n t o m i s p i e r n a s. ¿Así o lo quieres más claro?- no dejaba de gritarme.

-Espera aquí, le hablaré al doctor- dije ya harto de sus gritos.

-Por favor, no me dejes- dijo cambiando repentinamente de súper enojada a triste. Tuve que respirar dos veces para poder calmarme.

-Daniela, necesito saber que te pasa, voy a volver lo más rápido posible, ¿si?- le dije con una sonrisa.

-Prométeme que vas a volver-


-Te lo juro, Dani-


-Está bien pues, ve- dijo con... ¿una lágrima?


-¿Qué tienes, amor?- le dije desconcertado.


-Nada, es sólo que no puedo creer lo afortunada que soy de tenerte y al mismo tiempo pienso que en cualquier momento voy a perderte y no quiero eso- dijo desviando su mirada.


-Mírame- le dije poniendo mis manos en sus cachetes y haciendo que me viera- nunca, NUNCA me vas a perder, ¿de acuerdo?- le dije con la mano en el corazón.


-Alfredo, ¿qué va a pasar si esto que tengo hace que me quede paralítica? De verdad que yo quiero que tú seas feliz, y no creo que lo seas con alguien discapacitado-


-Pues si esto llega a ser más grave de lo que pensamos, tú seguirás siendo la misma para mi. Nada de que discapacitados ni que nada, ¿está bien?-


-Esta... bien- dijo con una sonrisa no muy segura.


-Eso es, ahora, voy a ir con el doctor y volveré lo más pronto posible- dije y le di un pequeño beso. Me levanté y cuando iba a abrir la puerta entró el doctor.


-La... señorita que esta ahí afuera me avisó que estaba gritando. ¿Le pasa algo?- dijo con la vista fija en mí, como acusándome.

-Doctor, no... siento mis... piernas- dijo empezando a sollozar.


-Si... como lo pensaba- dijo para él mismo- mira Daniela, estos son efectos que pasaron por el accidente. Descuida, NO son permanentes, pero si te van a durar un ratito, un mes o dos máximo. Éste Diagnóstico no es seguro, hay un 20% de probabilidades de que quedes paralítica por siempre, pero descuida, un 80% es MUCHO créeme. Lo que va a pasar es que esta tarde te vas a ir a tu casa, pero tienes que guardar completo reposo por 1 semana, cuando la semana pase, ya podrás seguir con tus actividades, pero todo esto en una silla de ruedas. Cuando pase 1 mes, vas a volver y te voy a decir si sí podrás salir de la silla de ruedas o no- finalizó. No sé si eso era bueno o malo, pero yo lo veía realmente bueno. Ahora la mamá de Daniela debería de estar brincando de la alegría.


Después de unos momentos el doctor salió y entró una enfermera. La revisó de todo a todo, hasta me hizo salirme que porque le iba revisar la parte más sagrada que tenía.


-Hola- le dije a Laura que aún estaba afuera.


-¿Qué le estabas haciendo a mi hermana eh?- me dijo con mirada acusadora.


-¿Yo? Nada- le dije rodando mis ojos.


-Más te vale. ¡No es justo! Yo he estado aquí todo el día para ver si me dejan pasar a verla y no quieren, que sólo tú que porque no se que- dijo fingiendo estar enojada.


-Ya ves, los privilegios que uno tiene por ser el novio- le dije con una sonrisa satisfactoria.


-Ok, ya es tiempo de que me cuentes. ¿Cómo que novios? y, ¿Cómo que tu eres Alfredo?  Te ves muy...- me miró de arriba abajo, zorreo total- niña para ser él-


-¿Niña? ¿Es enserio? ¿No se te ocurrió nada mejor?- le dije riendo.


-Yo solo digo lo que es- finalizó.


-Entonces... ¿soy muy niña? Pero si me baño estaría muy guapo, ¿verdad?- le dije sin poder quitar la sonrisa de mi cara.


-Pues, pues... tal vez. Y ahora ya pestañotas, dime lo que les dijo el doctor-


-¿Pestañotas? Déjame decirte que no eres nada original. El doctor nos dijo que... Dani va a tener que estar en silla de ruedas por lo menos dos meses y que... hay una probabilidad de que quede... para...lítica- dije desviando la mirada.


-¿Paralítica? Hay no es cierto- dijo negando con la cabeza y, por primera vez, la vi sin una sonrisa en su cara.


-Sólo hay que tener fe- le dije abrazándola y en ese momento salió la enfermera.


-Ya pueden entrar, pero solo uno, por favor- dijo y se fue.


-Entra tú- le dije.


-¿Seguro?- me dijo con una lágrima cayendo por su mejilla.


-Claro que si- le dije y ella no renegó más y se metió.

Me quedé sentado como por 10 minutos y entonces llegó la mamá de Daniela casi corriendo.


-¿Mi hija ya despertó?- me dijo desesperada.


-Si, señora, despertó hace como 2 horas- ni siquiera había terminado de hablar y la señora ya había entrado al cuarto. Como 2 minutos después salió Laura.

-¿Qué pasó?- le dije cuando se sentó a mi lado.


-No se, su mamá entró y se me hizo lo más prudente dejarlas hablar. Oye pestañotas, era enserio lo del baño, ya está empezando a apestar por aquí- dijo volviendo su sonrisa.


Pasaron dos días y el doctor por fin dejo salir a Daniela, aunque le había dicho que iba a salir el mismo día en que despertó, pero él quería estar seguro y a mi no me molestaba nada. Daniela me dijo que me fuera a mi casa a descansar, porque en todo lo que ella había estado mal, yo no me había ido del hospital. Le hice caso, pero entonces me acordé de que mi carro se había quedado en donde fue el choque, así que me dieron raite.


-Iré... a las 4 a tu casa, ¿está bien?- le dije cuando ya habíamos llegado a la mía.


-No, no esta bien- dijo regañándome.


-¿Por qué no, amor?- le dije confundido.


-Alfredo, tienes que descansar, ya no aguanto verte así-


-Pero si yo estoy bien- le dije excusándome.


-Alfredo...-


-Pero tú me necesitas más-

-Claro que no. ¿Crees que no puedo arreglármelas sin ti?- dijo retándome.
 -No me importa si puedes o no. Yo sólo... quiero estar contigo-


-Puedes soñar conmigo- dijo con una gran sonrisa-. Alfredo, enserio, ¿cuánto has dormido desde que estaba en el hospital? Te pongo 6 máximo-


-Ya pues, nada más dime que ya no me quieres ver- dije haciéndome el enojado.


-Uy uy uy, el indignado le dicen- dijo con una sonrisa.


-Si y mucho eh-


-Jaja, tonto. Está bien, ya no te quiero ver, ¿así?- dijo con una gran sonrisa.


-Claro que no-


-Niños, llevo aquí una hora, ¿ya se van a decidir?- dijo su mamá.


-Está bien, pues como ya no me quieres ver iré mañana, es todo un gran día sin tí. ¿Con eso te conformas?-


-Si- dijo y me acerqué para darle un beso.


-Gracias señora- le dije a su mamá y me bajé.


Llegué a mi casa y mi mamá no estaba. Lo primero que hice fue ir al refrigerador. Lo vacié. Cuando por fin me quede lleno me fui a dar una buena ducha. Me fui quitando la ropa mientras me acercaba al baño que estaba en mi habitación y de verdad que cuando sentí el agua caliente recorrer mi cuerpo, sentí como todo el peso que tenía encima se había ido.


No tenía SIDA, Daniela, al parecer, no iba a quedar paralítica por siempre, volvimos a ser novios, creo que tengo una nueva mejor amiga y había faltado una semana completa en la escuela. Las cosas definitivamente no podían ir mejor.


Cuando sentí que todo el polvo y la sangre que tenía en mi cuerpo se habían ido junto con el jabón y el shampoo, me salí. Eran exactamente las 4 de la tarde. Me puse unos boxers y me tiré en la cama. Me dormí en menos de dos minutos.


-Alfredo, Alfredo despierta, ya son las 3:00 pm hijo- me dijo mi mamá moviéndome un poco.


-¿LAS TRES?- dije abriendo mis ojos estrepitosamente.


-Si- me dijo mi mamá que estaba sentada a mi lado.


-Wow! Si que es tarde. Tengo que ir con Daniela- le dije pasándome los dedos por el pelo y levantándome.


-¿Otra vez? Hijo, te va a venir haciendo daño...-


-Claro que no mamá, no me puede hacer daño estar con el amor de mi vida, ¿o si?- dije retándola. Ella se limitó a mirarme con cara de reproche y salió de mi habitación, en ese momento me di cuenta de que sólo traía boxers y me puse todo rojito.


Me volví a bañar y me puse lo primero que hallé, me “peiné” y bajé a comer algo, aunque todavía estaba lleno.


-¿Dani? Voy saliendo para tú casa- le dije sacando un pan de la tostadora.


-Hay amor, está bien. ¿Y cómo te vas a venir?- dijo retándome.


-Mi mamá ayer fue por mi carro a donde lo había dejado. Es una diosa ¿no?- le dije después de darle una mordida a mi pan.


-Claro que si, ella es más que eso- dijo y supe que tenía una sonrisa en su cara.


-Está bien, entonces, llego como en... 6 minutos- dije dándole otra mordida y esta vez crujió mucho.


-Jaja, ok. Adiós, te amo-


-Yo te amo mucho más-


-No creo que eso sea posible- dijo y colgó. Yo dibujé una sonrisa en mi rostro, le di un beso a mi mamá y me dirigí a mi carro.


Llegué justamente a los 5 minutos, me quedé en la puerta hasta que se hicieran los 6 y toqué el timbre.


-Hola- me dijo... Laura.


-Hola, ¿qué haces aquí?- le dije dándole un beso en la mejilla y entrando.


-Pues te recuerdo que yo soy la hermana, así que yo tengo más derecho de estar aquí que tú- me dijo con una gran sonrisa.


-No lo creo- le dije negando con la cabeza.


-Pues vete haciendo a la idea- dijo sin quitar la sonrisa que la caracterizaba-. Oye, ¿ya te bañaste, verdad?- dijo cambiando de tema.


-Si y dos veces-


-Se nota, ahora si te ves mejor que... antes- dijo y salió.


-¿Ya te vas?- le dije sacado de onda.


-Ajam, llevo todo el día aquí, pestañotas-


-Mmm... bueno, nos vemos luego- le dije sonriendo.


-Pff... por supuesto que nos vemos luego, ni creas que te vas a deshacer de mi tan fácilmente eh- dijo y con la mano me dijo adiós.


Sin dejar de sonreír cerré la puerta y subí las escaleras. Toqué en el cuarto de Daniela como nadie me contestó, entré. No había nadie. Volví a bajar las escaleras y miré a su mamá en la cocina.


-Está en mi cuarto. Los intercambiamos para que no tuviera que estar subiendo y bajando las escaleras- me dijo después de que le pregunté.


-¿Dani?- dije abriendo la puerta del cuarto de su mamá.


-Hola- me dijo con una gran sonrisa. Estaba sentada en su cama con un tazón de palomitas en las piernas.


-Hola- le dije sentándome a un lado de ella y dándole un beso.


-Ahora te ves mejor amor- me dijo sin quitar su sonrisota.


-Fue lo mismo que me dijo Laura. ¿Tú cómo estás?-

-Muy bonita- dijo con sonrisa pícara.

-Dime algo que no sepa por favor- dije acercándome a sus labios. La besé como hace mucho no la besaba. La besé con todo el amor de mi corazón, fue el beso más puro, el más bonito y el más largo que hallamos tenido jamás. Cuando me quité la abrasé y le susurré un “Te amo” en el oído.


-Ya te extrañaba- dijo después de un rato de un silencio muy cómodo.

-Y yo a ti- le dije recargado en su hombro.

-Y ahora si, me tienes que contar que pasó antes de todo esto-
----------------------------------------------------------------------------

Buaaaaaaaaaaaaa, siento que cada vez que publicó vengo con una exusa xD
pues si, es hora de las excusas 8---------)


Le tiré leche a mi laptop c:
esperen... LE TIRÉ LECHE A MI LAPTOP!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
no, si se lo preguntan no fue n a d a  bonito :c
De que yo estaba muy feliz comiendome mi pan y entonces agarré leche 8-----)
y la puse a un lado de la computadora,  tomé poquita y como que con me distraje
y con el brazo la tiré, y para acabarla encima de la maldita laptop!!!!
Pff... ni me pregunten como me fue porrrrr favorrrrrr :c


Y, ok ok, se los concedo, no valió tiempo al espera, lo se, no tienen que decirmelo
créanme que no tenía motivos para estar inspirada :c
fue el peor capítulo en mucho tiempo y me odio por eso, 
peeeeeero, había hecho otro capítulo, 
en el que Daniela se quedaba paralítica para siempre,
y entonces no me gustó, porque las piernas se usan para muchas cosas,
fue la primera vez que me di cuenta de eso,
y no quería que mi personaje principal se quedara sin piernas :c
aunqueeeeee... todavía hay posibilidades de que lo haga :c


En otras noticias, me llegó un comentario, decía:

Gabriela dijo...




Hola, como estas ???



Permiteme presentarme soy Gaby administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y me parece un exito, me encantaría contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.



Si estas de acuerdo no dudes en escribirme



Exitos con tu página.



Un beso



gabrielatorresglinch@hotmail.com


Ustedes que creen, será verdad?
a algunas de ustedes les a llegado este mensaje?
será sólo un virus?
Necesito saber lo que piensan, porque a mi NUNCA me había llegado un comentario así .
 
Daniela: Entiendo que te gustó el cap. pero no me lo tienes que escribir en tres comentarios xD  Con uno entiendo 8-----)  Jaja, no es cierto, si quieres escríbeme 8, no me awito, pero gracias me alegraste el día con tres comentarios xD
 
Sandra: Güerita es igual a rubia, con el pelo amarillo 8--) blond ?
ya captas? xD

Bueno, creo que eso es todo 8--)
espero sus comentarios y listas porque pronto viene un concurso 8----)
Ba-baaaaaayyyyyyyyy : D

5 comentarios:

MeliBee dijo...

Que buen capitulo, pero sobre todo la parte del final ;) y que bueno que no haya quedado paralitica... huiera sido muy triste.

Y con respecto a lo del mensaje... a mi ya me ha pasado... la misma persona y la verdad es que no lo tome en cuenta porque es bastante sospechoso... no se si sera cierto pero no me confio...

Besitos!!

Sandra dijo...

Hum, lo del mensaje pasó también en uno de mis blogs, pero la chica era diferente. Sin embargo, decía la verdad, nos recomendó en su página. Supongo que será verdad, pero nunca te fíes...
Y con respecto a la entrada, Laura es un poco hija de su madre xD
Pestañotas xDDDDDDDD
No, no es nada original xDDDDD
¡¡Y menos mal que no quedó paralítica, porque te juro que me iba a dar algo si se quedaba así!! o.o
¡¡Me encantó, así que porfii, renueva pronto!! *¬*

Sandra dijo...

Ah, y no me di cuenta, es rubia, ok, ok.
Hum, ¿blond? xD Me supongo que será como teñida, ¿no?
Pero bueno, ¡gracias! Ya entendí ;D

mmariab dijo...

andrea si la dejas paratilica JURO QUE DEJO DE LEER TU BLOG! ok bueno no... no podria.. pero aun asi no lo hagas.... se merecen un poquitin de disfrutarse mutuamente despues de todo no crees? amo amo amo tu blog.. pero creo q ya lo sabias.. un beso (:

Daniela dijo...

NO TE VOLVERE A COMENTAR ENTONCES

Qe onda contigo? Si comento malo y sino también...

Jajajaja, bromeo. Jajaj es que me encanta el blog :D

Y este cap (l) Lo amé

Besos