jueves, septiembre 09, 2010

Seguro.


-¿Estás seguro de esto?- me dijo mientras la subía al carro.

-No podría estar más seguro- le dije cerrándole la puerta y subiéndome en el lado del conductor.

-Es solo que...-

-No, nada.  Por favor Daniela, necesitas salir- dije arrancando el carro.

-Bueno, pero recuerda que solo lo hago porque quiero saber... lo que... pasó y... te tengo que decir unas cuantas cosas más- me quedé confundido con su comentario pero no dije nada más.

La llevé a un parque muy alejado de la ciudad.  Era una cosa hermosa.  Estaba lleno de árboles y cada uno de ellos estaba rodeado de flores.  El zacate lucía como si lo acabaran de cortar y había un camino por si querías ir a pasear alrededor del parque.

-Esto es...-

-Hermoso, ¿verdad?- le dije con una gran sonrisa.

-Es mucho más que eso- dijo con una sonrisa más grande que la mía.  Me devolví al carro, abrí la puerta del conductor y ahí la senté.  Agarré la silla de ruedas y la metí a la cajuela. 

-Vamos, súbete- le dije mostrándole mi espalda.

-¿Seguro?- me dijo muy confundida.

-Claro que si.  Ya me estoy cansando de estar agachado, así que súbete-

-Si te cansas de estar agachado, más te vas a cansar de tenerme en tu espalda- dijo agarrándome por los hombros.  Y le agarré las piernas y las puse alrededor de mi estómago.

-¿Estás lista? Ahora yo seré tus piernas- le dije volteando a verla y, al hacerlo se me descontroló el corazón de tan cercas que la tenía.  Ella sonrió al notarlo y me dio un beso en la mejilla.

-¿Seguro que quieres ser mis piernas? No te lo recomiendo eh-

-Creo que podré soportarlo- le dije empezando a caminar otra vez por el mismo camino.
-¡Dios! ¡NO LO PUEDO CREER!- me gritó en el oído.

-¿QUÉ? ¿QUÉ PASÓ? ¿ESTÁS BIEN?- le dije preocupado y volteando a verla.  Ella tenía una sonrisa en la cara.

-Estoy más que bien.  Es solo que no puedo creer cuanto te amo- dijo dándome un beso en la espalda.

-¿Cómo que no lo puedes creer? ¿Es difícil creer que alguien se pueda enamorar de mí?-

-La verdad, si, porque yo creo que solo eres para mí-

-Pues... deja de creerlo.  Yo solo soy para ti, así como se que tú solo eres para mi- le dije sonriendo.  Ella dio un gran suspiro.

-Te tengo que decir algo.  Le exijo a mis piernas que se sienten en aquel árbol solitario de allá- dijo en tono burlón pero desde ese momento, supe que algo iba mal.  Me dirigí a “aquel árbol solitario de allá” y la senté en mis piernas.

-¿Qué pasó?- le dije confundido.

-Es que ya no lo puedo aguantar- me dijo con una lágrima cayendo por su mejilla.

-¿Qué? ¿Qué pasa?- le dije preocupado.

-Es que..,- dio un gran suspiro- la noche del...- tuvo que volver a respirar porque las lágrimas le salían de la nada- la noche del... accidente, había ido a una... a una fiesta- pudo finalizar.

-Ahh, ¿entonces fue ahí donde te emborrachaste?-

-Ajam- dijo sin que las lágrimas pararan.

-Puessssssss, creo que ya aprendiste de tus errores.  No te preocupes- le dije con una sonrisa.

-¡Es que eso no es!- dijo volviendo a agarrar aire.

-¿Entonces que es?- le dije sacado de onda.

-Es que... ese día... fui a una fiesta... con Brianda, y si, lo acepto, tomé pero súper poquito.  Entonces había un tipo y...- dio un gran suspiro- nos... besamos- abrí la boca con cara de asombro.

-¿Se... besaron?- dije sin poder creerlo.

-No, nos besamos- y en ese momento me sentí aliviado- casi tenemos sexo- finalizó.  No supe cómo reaccionar, sólo me le quede viendo fijamente y puse mi cara de “no puedo creerlo”, después de todo, yo tenía la culpa, no ella.

-Así que... ya no eres virgen- dije después de unos segundos.

-Si.  Digo, no.  Digo, si, si soy virgen.  Dije casi.  Es que... de verdad lo siento mucho, no se porque lo hice, creo que fue por todos los sentimientos reprimidos que tenía, pero la verdad no hay justificación- dijo bajando la cabeza-, enserio Alfredo, siéntete libre de cortarme ahora mismo, yo... yo no se como pude ser tan idiota.  De verdad, yo te amo mas que a mi vida, es solo que... estaba demasiado enojada contigo, maldito... ¡idiota!- dijo dándome dos golpes en el pecho, para nada fuertes- Necesito saber que fue lo que pasó Alfredo, antes de que me cortes, antes de que me empieces a gritar que soy lo peor que pudo haber pasado en tu vida, antes de todo eso... NECESITO saber qué fue lo que pasó, por favor- dijo sin que las lágrimas cesaran.

-Daniela, yo creo que soy yo el que debería de pedir tu perdón- ella me miró confundida, limpiándose las lágrimas con las manos-. Yo... yo si tuve sexo con Alejandra cuando éramos novios, porque tú sabes que yo la amaba demasiado.  El punto es que esa noche... fue un descontrol total.  No nos cuidamos.  Y entonces, la noche antes de que tu y yo cumpliéramos 7 meses, me la encontré vagando por la calle, sola y llorando y pues, me dijo que tenía SIDA- ella abrió los ojos desmesuradamente-, y me dijo que lo había contraído antes de que tuviéramos sexo.  Lo cual significa que probablemente yo también lo tuviera...-

-¡¡¡¡¡PERRA!!!!!- me interrumpió.

-Ya lo se y, tienes que saber que por eso te “corté”, porque no te quería hacer daño, y también debes de saber que no tengo SIDA y que si sí la hubiera tenido, no hubiera vuelto contigo-

-Pues tú tienes que saber que eres un grandísimo idiota al pensar que no hubiera vuelto contigo por tener SIDA.  Mírame, mis piernas ya no sirven, pero tu sigues aquí.  La verdad yo no creo haber tenido la fuerza suficiente para haberte dejado solo por estar enfermo-

-¿Entiendes lo que estás diciendo verdad?-

-Claro que lo entiendo, sino no te lo hubiera dicho-

-Nunca hubiéramos tenido hijos- dije con la mirada perdida.

-Podríamos haber adoptado-

-Pero no sería lo mismo-

-¿Y eso qué? Yo los hubiera querido igual.  Además, ¿porqué hablamos de esto? Gracias a Dios no tienes SIDA- dijo sonriendo.  “Gracias a Dios” esas palabras me llegaron a alma, porque era la única verdad.  Recordé cuando fui al templo y le volví a dar gracias a dios en mi mente.

-Tienes razón, ya no hay que ponernos depresivos.  ¿entonces, no me piensas cortar?-

-¿Y tú que crees? Obviamente no.  ¿Y tú no me piensas cortar?- dijo imitándome.

-No lo sé, lo pensaré y luego te digo, ¿vale?-  dije acercándome a sus labios.  La besé.  Ella me puso sus manos alrededor de mi cuello y me siguió el beso de buena manera.  Entonces le hice cosquillas.

-¡No! NO jajajajajajaja, ¡no! ¡Para ya!- dijo riendo.  La dejé y la abracé muy fuerte.

-Lo siento es que amo oír tu risa-

-Jaja, la verdad, tú amas todo de mi- dijo sonriendo.

-¿Y cómo lo supiste?-

-Sólo lo sé.  Le exijo a mis piernas que vallamos a hacer otra cosa porque ya no quiero estar sentada-  de inmediato me paré y la agarré entre mis brazos.  Sabía perfectamente que cosa podríamos hacer.

-Te tengo una sorpresa, así que necesito que cierres los ojos- le dije después de conducir casi media hora.

-Esta bien- dijo con una sonrisa.

-Ya necesito que los cierres-

-¿Ya? Si todavía estas conduciendo...-

-No importa, no puedes ver nada.  Te advierto que si haces trampa la sorpresa se arruinará y definitivamente no te lo recomiendo, asi que ciérralos ya-

-Esta bien, señor gruñón, ya los cierro- dijo poniéndose las manos en los ojos para que le creyera.  Sonreí demasiado al ver que ya habíamos llegado.  Le iba a encantar.

Me bajé del carro y saqué su silla de ruedas de la cajuela.  No la quería usar, pero era indispensable.  La puse en ella y me volví a cerciorar de que tuviera los ojos cerrados.

-Amor... ¿sabes que me estás asustando?- dijo después de que caminara como medio minuto.

-¿Enserio? Perfecto- dije sonriendo.

-No, ya, enserio.  El piso no se siente liso, se siente... como... no liso- dijo en tono sarcástico.

-¿Se siente no liso?- dije poniendo los ojos en blanco y parándome en el justo lugar.

-Si, se siente no liso.  Y ahora se siente como que te detuviste- le di la vuelta a su silla de ruedas y me puse en cuclillas para quedar a su altura.  Di un gran suspiro.

-Ok, ya llegamos. ¿Estás... estás lista?- le dije respirando hondo varias veces.

-Te oyes nervioso.  Estoy lista desde hace mucho tiempo- dijo en tono burlón.

-Estoy nervioso.  Esta bien, los puedes abrir- dije dando un último respiro.

Pude sentir el sabor de la gloria en mi boca cuando vi como sus ojos brillaron.  Pero como no si era un lugar magnífico.  Era grande, MUY grande y era de nosotros.  Tenía una gran vista: zacate color limón, flores pequeñas por doquier, había un lago frente a nuestros ojos con canoas, tenía columpios y un resbaladero.  Había una red de voly por si queríamos jugar y no había NADIE.

-¿Qué es esto?- me dijo abrumada después de que la bajara de su silla y nos recostáramos en el zacate.

-¿Te gusta?- le dije con una gran sonrisa.  Los nervios todavía no se esfumaban.

-¿Es enserio? Me  f a s c i n a.  Ya, enserio, ¿Qué es?- dijo volteando su cara hacia mi.

-Esto... mi padre... ya ves que...- di un suspiro- ya ves que casi no hablo de mi padre- dije soltándolo.

-Ajam- dijo instándome a seguir.

-Pues es que el... falleció- se me quedo viendo y vi como el brillo de sus ojos de volvía en un brillo triste.  Eso no me gustaba.

-Yo... no tenía idea.  Lo siento mucho, Alfredo.  De verdad- dio mirándome fijamente.

-No importa. Tenía 6 años, así que no lo recuerdo muy bien.  Pero el punto es que esta era su casa.  Bueno, ya sabes, mis padres se... divorciaron y, cuando el murió, dejo esta casa a mi nombre- ella abrió la boca y los ojos desmesuradamente y yo me reí por lo bajo.

-No te creo- dijo después de unos minutos.

-Es enserio, te lo juro.  Así que cuando nos casemos, esta casa será de nosotros- dije imaginándome lo bello que sería.

-Ja! Ni en tus sueños- dijo revolviéndome el pelo.

-¿No te quieres casar conmigo?- le dije de repente triste.

-Hay, estaba jugando.  ¿Quién no se querría casar contigo?- dijo con una sonrisa amorosa.

-Jaja, pues al parecer tú- dije rodando mis ojos-. Bueno, ¿quieres ver la casa?-

-Por supuesto que si- dijo emocionada.  La puse en la silla de ruedas y la llevé adentro. 

La casa no estaba tan grande, de hecho el patio era el como el doble de la casa, pero tenía lo suyo.  Era de dos pisos y tenía gimnasio.  Le fui enseñando los cuartos a Daniela, uno por uno, hasta que llego el momento de subir las escaleras la volví a poner en mi espalda y subimos.  Arriba estaba lo mejor.  Tenía un cuarto de juegos con todo tipo de maquinitas y una mesa de billar, además tenía una pantalla gigante con un sillón.  Si, mi papá era rico.

Después le enseñe la que solía ser mi habitación.  Estaba igual que como la recordaba.  Azul rey, con muchos posters de “Bob Esponja” y de los “Power Rangers”, sonreí al verlos. Mi cama estaba súper chiquita porque yo así lo quería, ya que si estaba más grande no iba a haber espacio para mis juguetes, y ellos no se quedarían afuera.

-Amo tu recámara- me dijo después de un momento.

-Jaja, amas a los power rangers, ¿verdad?-

-Pues amo más tu cama- me dijo dándome un beso en el cachete.

-Mi... ¿cama? ¿Porqué?- le dije confundido porque mi cama era lo peor.

-Pues porque es multiusos- en ese momento capté su estado de ánimo.  ¡Dios! No, no lo haría, no podía.  Ya había pasado por una experiencia fea antes y no iba a permitir...

Pero antes de que terminara de pensar ya estábamos en la cama y tenía sus labios sobre los míos.

-¿Estás... segura?- le dije nervioso.

-Si, creo que estoy muy segura- dijo con sus labios en mi oído.

-Pero.. no crees que...-

-¿Vas a dejar de hablar o no?- me interrumpió.

-No se, estoy muy nervioso- ella dio un suspiro y se sentó.

-¿Tú quieres?- me dijo después de un momento.

-Si, creo que... Pff, claro que quiero- le dije y la volví a poner sobre mí.

Y entonces pasó.
-----------------------------------------------------------------------

Creo que ya, sin más comentarios.
Solo me odio a mi misma por no poder publicar.
Estoy pensando MUY seriamente cerrar el blog :c
No dejaré de escribir, pero escribiré solo para mi .
Pero es que es solo que no puedo...
esto ya es como una parte de mi vida y no...
NO SE !



¿Debo cerrar el blog?

8 comentarios:

Cruz dijo...

no!! no cierres el blog porfi que escribe genial y la historia es super interesante! y se nota que dsfrutas escribiendo si puedes no cerrarlo seria genial! saludos

mariana fupa cavernicola (: dijo...

Caraaae! Cmo se te ocurre cerrarlo! Morire si lo hacs de vdd tienes mucho talento y ganaas de seguir! Pro es tu decision perdon x no cmentar pro no he tnido mucho tiempo pro tratare o al menos dejare un cbox hahaha bno espero DE VDD qe no lo cierres!(: SUERTE!
Besos, mariana!

Brends dijo...

no lo cierrres PORFAVOR, tu blog es muuuuy interesante, me encanta, es tu decision si es que lo cierras o no, pero espero qe no.

Sandra dijo...

¡¡¡¡¡SI LO CIERRAS ME MUERO!!!!!!
Bueno, vale, quizá me esté pasando, ¡¡pero sí que me dejarías un vacío muy grande dentro!! T-T
¡¡Me he enganchado a tu historia, y por favor, si lo dejas me dará algo!! Es increíble cómo escribes, tu forma de narrar. Y tus personajes son maravillosos, ni muy perfectos, ni muy desastrosos, ¡son geniales!
No cometas el error de cerrar todo el trabajo que has hecho con este blog. No seas como otra de esas chicas que dejaron el suyo y luego se arrepintieron. ¡Además de que tu historia tiene mucho potencial!
¡Así que porfi, no, lo cierres, porque tienes mucha suerte de haber creado una historia que enganche de verdad, y eso es muy difícil de conseguir!

Betzabé!!! dijo...

Pues si lo cierras yo ya no te hablo hahaha xD

No leí la entrada porque voy en extremo atrasada. No he publicado en mi blog porque estoy enferma y debido a la enfermedad me cuesta mucho trabajo escribir, mover mis dedos sobre el teclado y aún más encontrar palabras coherentes que vayan con la historia. Publicar en mi blog personal es distinto porque ahí no me importa mucho la gramática, pero ya en el de Violeta no está bien que me ande con faltas de ortografía.

Y pues sí. Lo malo de la enfermedad es que, me pasó a desgraciar lo que más me gusta hacer en el mundo, que es escribir.

Tú sigue escribiendo. Yo ya estoy por terminar mi tratamiento y prometo que vuelvo a publicar en una o dos semanas, ya con ortografía bien y párrafos entendibles xD.

¡Saludos!

Anónimo dijo...

No puedes cerrar el blog se q es la primera vez q publico un comentario...
Pero no lo cierres eres una buena escrito y no te desanimes no nos dejes con las dudas sobre q pasara entre ellos...
Mejor escribe asi te olvidas x un momento de las cosas q te pasan...
Asi q x favor nooooooooo cieres el blog...
Plissss
No nosssss dejes con las dudas...
Es uno de los mejores blogs q he leido no puede ser q lo cieres plis...
Saludos

Sujj♥ dijo...

Por fa, pasate por mi blog:D
http://warned-dreams.blogspot.com/
Comentame algo, a ver si te gusto:D
¡Gracias!

Sujj♥ dijo...

Tienes un premio en mi blog 'Sueños advertidos'